Sobre nosotros

  • Producto 100% orgánico

    Desde el cuidado de los cafetales pasando por el corte de la fruta, el lavado, el secado, el tostado y hasta el empaquetado del café no se utiliza ningún producto químico que altere la condición del café. Por lo tanto podemos decir que al momento de probar nuestro café La Chiapaneca no encontrarás gusto a palos, químicos o a mohos, si no todo lo contrario, sabores a cítricos, frutas y miel que se ha cuidado de manera meticulosa.

  • Café de origen

    El café de La Chiapaneca proviene de una parte de la Selva Lacandona, a un costado de los Lagos de Montebello. El ecosistema es un bosque de niebla de transición meseta con una altura de 1200 a 1600 msnm, y eso lo hace destacar entre los cítricos y mieles.  Los cafetales son cuidados por una cooperativa de la etnia Maya Chuj y tienen variedades como el Geisha y Oro Azteca que los hace únicos e inigualables.

  • Método ancestral

    Respetando los tiempos que dicta la madre naturaleza y todos los seres vivos como la flora y fauna se planta, cuida y corta el café. La cooperativa que cuida este café manifiestan su respeto y amor por la madre tierra y el vínculo del hombre con la alimentación de la tierra.

  • Inversión en proyecto social

    Nuestro compromiso como cooperativa es que una parte de los beneficios será destinado a proyectos sociales para las comunidades de Chiapas, México. Queremos contribuir en la concientización, mejora y manejo de la calidad del café, así mismo aportar a las nuevas generaciones la visión de continuar teniendo buenos cafés orgánicos de sombra y colaborar en la reforestación de la selva Lacandona: mitigar por un lado la migración de los pueblos a otros estados o países y no continuar abandonando los cafetales, como lo muestran los últimos censos del campo mexicano.